Translate

lunes, julio 02, 2007

POETAS EN HUALPEN.























Estas son algunas imágenes del encuentro de escritores en Hualpén. Luego subiré otras.
Unos poemas que escribí a propósito del encuentro en Hualpén.
No son definitivos. Pero son.

UNA IMAGEN PEGADA EN UN VIDRIO DE UN AUTO


1

La tarde en el viejo barrio
Casas pintadas de amarillo rojo azul naranja
Un poste de alumbrado público
Y el mar

Una sombra por allí pasa
Frágil danza a ritmo frenético

Tal vez los ocasos no estuvieron más tristes
Como aquella tarde en que mi sombra pasaba

Ahora desde arriba te veo danzar
Es tarde es muy tarde un anciano
Se ha sentado a orillas del mar


2

No le debemos nada al mar
He depositado mi tosco cuerpo
Sobre la arena

De lejos escucho
“no te robes los paisajes”

Un cangrejo con traje verde
Aterrorizado se inmoviliza

Con desgano fotografío un horizonte
Que me dolerá para siempre


3

Borrachos danzamos bajo la lluvia
Claro esto fue pura ilusión
El espectáculo estaba en mi alegría
En mi copa de vino
En un cigarrillo ardiendo entre mis dedos
En la poesía que brotaba a mares
Como si se hubiese agrietado una represa

La noche se vino a sentar con los poetas
También lo hizo la lluvia ese momento
Detenido en el Hotel Italia de Talcahuano
4

Las estrellas se apoyan en un árbol
Un poeta mapuche danza y canta a sus dioses
Pájaros invisibles emanando de su boca
Las estrellas se tatúan en un árbol
Un poeta mapuche convoca a sus dioses
El cielo está lleno de agujeros
Las estrellas se han venido a quedar en un árbol
Un poeta mapuche danza y canta a sus dioses
Océanos primordiales se derraman por los agujeros


5

Ella lee un poema
Ella eleva una copa de vino
Ella danza a la lluvia
Ella se divierte entre las olas
Ella canta un tango
Ella aconseja a los niños
Ella lee un poema
Ella sale de su casa
Ella pasea por Hualpén
Ella sonríe a la muerte
Ella se devora al tiempo

Ella lee un poema


6

La oscura noche tiene un ojo verde
Uno amarillo y uno amaranto
Su perfume es el perfume del abismo
Una flor misteriosa inyectada en el océano

La oscura noche veloz cruza los caminos
En Concepción visita a los poetas
Y como en una hecatombe griega
Derrama sus flores perfumadas en ofrenda
A dioses mortales a los que tiernamente acoge
Y ama como ama una madre a su hijo
Como ama una amante a su carcelero

La oscura noche a otras regiones se lleva
Sus legiones perfumadas
Sólo un poeta admira la flor rota
Sobre el negro asfalto
De la oscura noche no queda ni la mirada
7

El tiempo se viste de verde
Y tiene sus ojos como los ojos de un niño azul
Que redacta un poema
Yatiri oceánico el tiempo se anuda la corbata
Toma un kultrún sopla una trutruca danza
En años atrás hubiera conseguido una muchachita
Ahora se sienta sobre la arena oscura de la desembocadura del Bío Bío
Escuchó que una nave naufragó antaño
Se la imagina una embarcación pirata o un galeón español
Con tinajas repletas de sangre
Una familia bajo la leve llovizna negra hace un asado
Comprende a los poetas del Sur
Su humedad su nostalgia sus lluvias sus ríos profundos
Se lía un cigarrillo de tabaco cubano
Inhala y expele el duro sabor en fumarolas
Que se enroscan en las Tetas del Bío Bío
Cree que la vida recién comienza para él
El tiempo se ha puesto a pensar que a lo mejor
De esta lluvia araucana no pasará


8

Un niño cubierto con una cotona blanca
Dijo un poema de José Martí
El no sabía que decía un poema de José Martí
Pero lo dijo entusiasta por ganarse un libro de poemas
Que no eran de José Martí

José Martí en Hualpén leyó su poema
“Mi verso es un surtidor…”
Envuelto en un manto blanco
José Martí dijo su poema:
Un pájaro veloz atravesó la sala


9

Leímos con cámeron ahumada Henrickson Dávalos
Omar del valle poemas toda una noche
La lluvia nos iluminaba
Sabíamos que abandonaríamos concepción
Hualpén es un poblado silencioso
Los poetas se han ido a lenga para estar
Con la mar verde en la caparazón de un crustáceo



10

La mar verde
Atraía
Mediante sus sensuales espumarajos
Expulsando cangrejos
De trajes olivas
Como legendarios guerrilleros
En los humedales de Guatemala

Hay una cosa imposible de soslayar:
Por más que el bosque vaya al océano
Ningún árbol puso su fuerza feroz
Sus rayos tentaculares en las
Abisales vulvas de la mar

En un rito bestial
Romperían los hímenes
Del ponto

Y en una hecatombe ciclópea
Por milenios
Evocarían
La titánica copulación


11


En rojos labios
Mece la noche
Ojos de fuego
En la oscuridad
Una flecha ciega
Sobre una silla
En un madero
Las teclas del sol
Silencio silencio
De acá para allá
Pasea gira pasea
Silencio silencio
Un meteorito
Se acerca veloz
Tiembla la tierra
El sol se pone negro
Hiperión una vez más
Enmudece en medio
De la palabra
Una vez más Tetis
Devela la traición
12

Llega a mí tu voz
De un sitio perverso
Una oscuridad unívoca
Un árbol que se estropea
Un asiento de mimbre
Tres mujeres devotas
Una sala vacía
Un río abriéndose en la mar
Una pareja de adolescentes besándose en el cerro amarillo
Una calle
Una fotografía
Un rincón a donde tú estás
Y el sol moja tu cara enferma

13

Por qué escribí estos poemas?
No lo sé.
Vinieron nada más.
Se juntaron al lado mío
Y se pusieron a bostezar.

Hoy hay un día ahí hermoso
El río Bío-Bío se enorgullece bajo la lluvia
Un poeta come un completo
Y bebe coca-cola mientras arrastra los pies
Por la negra arena.

Algunas veces los lobos
Se ponen s cazar sin ton ni son
Matan por matar no más
Copulan bajo la luna
Se dan un festín de sangre
Y pieles tristes.

En estos casos
Viene a tomar sentido
La idiota idea de mandar a los hijos al siquiatra.
Ellos se contaminan con uno.

En ese aspecto no hace nada de mal
Salir en un paseo veloz en auto
Cruzar los páramos más inextricables de Coyhaique
Y leer un cuento de bofedales y vientos gélidos
En Hualpén

Luego beber una copa de vino.
Luego beber una copa de vino
Y por el mismo lugar por donde uno llegó
Marcharse sin antes no haber bebido
Una copa de vino junto a amigos y amigas
Poetas que se los lleva el viento.