Translate

miércoles, octubre 03, 2007

POEMAS AL PASO: IN MEMORIAM

Es la primera vez y quizá se transforme en un vicio
que escribo directo en este blog, un grupo de poemas
que no sé cómo serán ni menos lo que tratarán.

A LA MEMORIA DE MUCHA GENTE QUERIDA Y DE MI ABUELO.

1

Hay parte de un cuerpo derretido en trozos de hielo
y sustancias que se pegan a los rincones

2

patrañas en los mares
colas de camarones
hilos de las costumbres

3

la calma una vez se fue boca abajo
los silabarios se leen en las esquinas
y un tráfico de emanaciones superfluas
se viene a pegar en las entrañas

4

la muerte es un tema predilecto:
la muerte de aquellos señores de las minas
ubicuos en su naturaleza de la masacre
indistintos de la tierra
beben su té y meriendan con el asesino

5

los crímenes los disfrazan muy bien de fiestas
todos los domingos los carnavales eran el ritual
que unía a las viudas y sus huachos endebles

6

vítores y tambores a la hora del crimen
la muerte por la espalda
o la traición eran sus numeritos preferidos
a la hora de su té con tostadas

7

a la misma hora de eliot en su tierra baldía
ellos idolatraban la locura y la sodomía
a fin de enaltecer los altares a donde un dios idiota
les santiguaba las armas

8

Nunca un dios estuvo más cerca del infierno
un dios infernal si queréis atisbando la mala sangre
los cuentos de terror con que se iba cubriendo la escuela
ellos la pintaron de azul y gris ellos la pintaron de laguna
mar desierto escolares bulliciosos perseguidos por fantasmas
los cuentos de terror no fueron nada el día de la masacre

9

si alguien escucha aquí oirá tal vez la bisagra
que aquel día se puso a cantar desolados himnos
niños con globos rojos niños con globos azules
un tren cargado de nenúfares hacia un desierto de sueños
un pozo una quiromántica un sastre un chino en la pulpería
si escucháis aquí tal vez sientan el hielo de la cabeza muerta

10

mucho oropel para un territorio que se ha ido cubriendo de fábulas
tremendas cantatas al vacío de las calles
inmensidades de voces sonando hacia ninguna parte
el desierto se traga todo incluso esa lágrima que salió de un niño muerto
incluso la memoria de la lagartija al borde del abismo

11

no te sueñes ya más
no te busques en desiertos paridos
la ciudad crece dentro de un cangrejo
las oscuras emanaciones de ácido se vienen a poner en tu mente
y es como si actuaras por primera vez en un teatro vacío
al centro mismo de Santiago Humberstone
déjate de soñar y pinta tu desierto adentro de tu párpado
y sueña tu mujer y sueña tu hombre
y búscate en la losa en los huesos inscritos en una tabla
virtual de los arqueólogos
hombre mujer o niño
tu cara está puesta en una nube
que el viento arrastra más allá incluso de la historia

12

si tal vez hay un sacrificio
si tal vez hay una inmolación
es tu cuerpo allí expuesto a las hormigas
tu cuerpo cubierto de cal
una vez más tu cuerpo intentado para el olvido
un cuerpo que debió emigrar hacia zonas oscuras
un cuerpo que nunca debió haber aparecido en las noticias
y eras tú allí en tu desierto en tu sombra en tu cifra

13

el pederasta pensó ocultar su sadismo
enmermelarse de discursos
y pasear eternamente a su mastín en una foto
detrás de su cruz un dios infernal destapaba botellas de champaña
y compartían el pavo y el vino de navidad
la cama adonde alojaba un cuerpo traslúcido y hemofílico
niños de distintas razas cubrían las paredes de su cuarto
el hombre se tenía tanta fe que incluso a los obreros
mintió en su tropelía
nunca la imaginación fue más pobre que ese metro de concreto

14

Un cuerpo sobre un trozo de hielo en el desierto
es un pájaro escarlata como un misil metiéndose
adentro de la memoria

15

Un cuerpo sobre un desierto de hielo azul prusia
es un caballo desbocado en la negra noche

16

Un cuerpo sobre un sueño en un desierto florido
es un tigre veloz surcando en solitario las entrañas de la tierra

17

Un cuerpo sobre la cima de una montaña en el desierto
es una memoria perpetua altar de los sacrificios

18

está inscrito en alguna parte del cielo
o en algún libro de los mortales:
Nadie nadie puede borrar la ignominia
incluso la cal que trabaja para la muerte
puede con toda su armada dejar de ser
una paloma blanca manchada de sangre.

19

Veintiuno son los golpes
veintiuna las olas que azotaban las costas del norte
veintiuno los dolores tratados como carne de lobos
veintiuno los niños y las niñas y los abuelos y las abuelas
y las iglesias que se ponían a bostezar y los santos
escondidos en sus madrigueras y los terrores
que corrían dementes por las calles y los jotes
desolados en sus misterios y los cormoranes vacíos
saliendo de naves fantasmas y los gritos perforados
en pueblos derruidos y las mañanas frías con un abuelo enfermo
contando historias de sangre de su padre en la masacre
del niño ileso bajo los cadáveres del hombre lanzado junto a los muertos
y que luego salió caminando rumbo a una taberna
de la madre que murió aguardando el número del nicho de su hijo
que nunca existió en los registros de la morgue
de la viuda que tuvo su ojo muerto pintado de guerra triste
del anciano que soñó al nieto libre del espejismo del desierto
del lobo marino tatuado con el laberinto de la negra noche

20

un cuerpo en el desierto es un beso amarillo de la muerte en la boca del soldado
un cuerpo en el desierto es tu nombre trastornado puesto en una calle de Londres
un cuerpo en el desierto es un confín de similitudes arrancadas a la muerte
un cuerpo en el desierto es la vergüenza disfrazada políticamente correcta
un cuerpo en el desierto es la miseria el abismo la insanía la bastardía de un pueblo
vendido una y otra vez como mercadería barata en los mercados persas del orbe
un cuerpo en el desierto es bello si eres tú con tu boca tu pala y tu ojo en el poema de Vallejo

21

de la memoria la evocación y el recuerdo
de tu presencia en las calles de iquique
de tu largo viaje hacia las poblaciones de Santiago
la victoria la legua la bandera cardenal josé maría caro
de la larga historia de crímenes relatadas por patricio mann
del cine los poemas las canciones y las cantatas
Escuela Santa María de Iquique
en tu nombre los hijos de los parias los obreros
sus mujeres y sus niños los abuelos las abuelas y los tíos
tú mismo que enarbolaste más de una bandera
tú mismo que hiciste un poema
tú mismo que pintaste más de un cuadro
tú mismo que te fotografiaste en las salitreras
tú mismo que soñaste con fantasmas
tú mismo que más de un registro hiciste en la pampa
tú mismo que traes pan frutas yerbas mermelada y té
tú mismo con un kilo de arroz te pusiste a jugar
con las olas del mar que nunca más verías
sino en la memoria de todos los muertos
de la Escuela Santa María de Iquique.


(Escrito al pasar y muy rápido hoy 03 de Octubre de 2007 a pocos días
que se cumplan los cien años de La Matanza de la Santa María de Iquique.
Para esa gente, para aquellos jóvenes, esos niños, para esas mujeres,
para todos ellos que quisieron ser y no fueron y están siendo, va mi memoria,
mi ritual de escritura, mi homenaje. Desde aquí, desde Santiago un iquiqueño
más os brinda un saludo.)
(Este texto puede sufrir muchos cambios posteriores.)
(Aumentado 19, 20 y 21, el 04 de octubre de 2007)

1 comentario:

pintoras dijo...

Me conmueven tus poemas interpretas nuestra memoria colectiva, es lo que siente nuestra alma nortina, iquiqueña, frente a tanta barbarie, razón de estado dijeron para justificarse. Por toda nuestra vida los fantasma de la Escuela Santa Maria nos acompañaron, en las rondas de mi hija en el patio del colegio, en el oscuro subterráneo, no es menor que a cien años de la masacre la escuela este vacía desde el terremoto del 13 junio 2005 , habitada solamente por los fantasmas de aquella tarde fatídica, la alegría de los niñas dio paso a aquellos que con nuestro recuerdo han revivido con la misma fuerza, en sus legitimas demandas que son las mismas de los actuales mineros que con su sudor siguen extrayendo los minerales del desierto, que fue y es el sueldo de Chile , están en las canciones, en el arte, en las conciencias de los trabajadores, están en nuestros corazones.
Gracias por lo que nos entregas.